Tipos de criptomonedas

Marina Vallejo
Marina Vallejo

Redactora de contenido en Fazil Crypto

En la era digital actual, las criptomonedas han surgido como una forma revolucionaria de moneda que ha captado la atención de inversores y entusiastas de la tecnología por igual. Con su naturaleza descentralizada y sus transacciones seguras, las criptodivisas ofrecen una alternativa prometedora a los sistemas bancarios tradicionales. En este artículo, exploraremos los distintos tipos de criptodivisas que han ganado popularidad en los últimos años. Desde el pionero Bitcoin hasta el innovador Ethereum y el Ripple de rápido crecimiento, profundizaremos en las características únicas y las aplicaciones potenciales de cada criptodivisa.

Bitcoin

El buque insignia del mundo de las criptodivisas, Bitcoin, es el activo digital más conocido y empleado. Nació en 2009, idea de un individuo o grupo anónimo que utilizó el seudónimo de Satoshi Nakamoto. Bitcoin funciona mediante un esquema descentralizado, lo que significa que no está sujeto al control de ningún organismo único, como un gobierno o una institución bancaria. Las transacciones se autentifican más bien a través de una red de ordenadores llamados mineros, que son recompensados con Bitcoins recién acuñados por su trabajo. La distinción clave de Bitcoin es su cantidad limitada: nunca existirán más de 21 millones de Bitcoins. Esta exclusividad ha aumentado su valor, y mucha gente lo considera un depósito de valor similar al oro. Además, Bitcoin ha ganado adeptos como medio de intercambio, y cada vez más empresas lo aceptan como forma de pago.

Ethereum

Ethereum, una popular criptomoneda, ha sido objeto de gran atención en los últimos años. Este activo digital funciona en una plataforma descentralizada, lo que permite realizar transacciones seguras y transparentes. Una de sus características definitorias es la capacidad de ejecutar contratos inteligentes, eliminando la necesidad de intermediarios y permitiendo procesos automatizados cuando se cumplen determinadas condiciones. Como resultado, Ethereum ha desbloqueado numerosas posibilidades en sectores como el financiero, el inmobiliario y la gestión de la cadena de suministro.

Ether (ETH) es la criptomoneda nativa de Ethereum. Sirve para dos cosas: como moneda digital para comerciar y utilizar en transacciones, y para pagar servicios computacionales en la cadena de bloques. Esta doble funcionalidad ha sido un factor influyente en la adopción generalizada y el valor de mercado del Ether.

Ethereum también presenta la oportunidad de crear nuevas criptomonedas y tokens. A través de su tecnología blockchain, se pueden lanzar proyectos y realizar Ofertas Iniciales de Monedas (ICO). Esto ha dado lugar a una gran variedad de aplicaciones construidas sobre la plataforma Ethereum, desde servicios DeFi hasta NFT. Su versatilidad y flexibilidad han convertido a Ethereum en la opción preferida de los desarrolladores.

A pesar de sus muchas ventajas, Ethereum sigue enfrentándose a retos. Uno de los más acuciantes es la escalabilidad, ya que pueden producirse congestiones en periodos de gran actividad. Para abordar este problema, Ethereum 2.0 está introduciendo un mecanismo de consenso de prueba de participación y la fragmentación, mejoras destinadas a aumentar la capacidad de la red y la velocidad de las transacciones. A medida que Ethereum continúe desarrollándose y evolucionando, es probable que siga siendo un actor importante en el mundo de las criptomonedas y las dApps.

Altcoins

Las «altcoins» o monedas alternativas son criptomonedas que no sean ni Bitcoin ni Ethereum. Existen miles de altcoins, con distintas características y con una gran variación de objetivos y de tecnologías detrás de ellas. Muchas altcoins buscan mejorar aspectos de Bitcoin y Ethereum como la velocidad de transacción o la privacidad, aunque la gran mayoría se centran en sus propias aplicaciones y casos de uso específicos. Además, dentro de las altcoins, estas se pueden diferenciar por su capitalización de mercado, siendo las de capitalización menor las más arriesgadas pero que también suelen dar mejores rendimientos en el mejor de los casos.

Una de las altcoins más grandes es Ripple (XRP), ya que se dedica a proporcionar transferencias internacionales de dinero rápidas y con bajos costes. Su algoritmo de consenso XRP Ledger permite que las transacciones se cierren en sólo unos segundos, significativamente más rápido que los sistemas bancarios tradicionales. Esta infraestructura fiable y de alto funcionamiento ha convertido a Ripple en la opción favorita de muchas empresas que buscan perfeccionar sus procedimientos de pago globales. Además, se ha visto recientemente afectada por sus victorias en su batalla legal contra la SEC (Securities and Exchange Commission).

Stablecoins

Las stablecoins son un tipo de criptomoneda diseñada para mantener un valor estable en relación con algún activo subyacente, como una moneda fiduciaria, un metal precioso o incluso una cesta de activos. Su objetivo es brindar estabilidad y mitigar la volatilidad inherente de muchas criptomonedas como Bitcoin o Ethereum.

Existen diferentes tipos de backing o respaldo utilizados por las stablecoins para mantener su valor estable:

Stablecoins respaldadas por moneda fiduciaria: Estas son las más comunes y suelen estar respaldadas por una cantidad equivalente de moneda fiduciaria, como el dólar estadounidense. Un ejemplo popular es Tether (USDT), que pretende mantener una paridad de 1:1 con el dólar estadounidense. Estas stablecoins suelen requerir una mayor confianza en la entidad emisora y en que realmente poseen los fondos necesarios.

Stablecoins respaldadas por activos: Algunas stablecoins están respaldadas por otros activos, como metales preciosos (como el oro) o cestas de monedas. Estos activos respaldan el valor de la stablecoin y pueden proporcionar una mayor transparencia y confianza. Un ejemplo es PAX Gold (PAXG), una stablecoin respaldada por oro físico.

Stablecoins algorítmicas: Este tipo de stablecoin utiliza algoritmos y mecanismos de control para mantener su valor estable sin un respaldo directo en monedas fiduciarias u otros activos tangibles. Su oferta y demanda se ajustan automáticamente según ciertos parámetros y reglas programadas. Un ejemplo popular es DAI, que utiliza contratos inteligentes en la red Ethereum para mantener su estabilidad.

Conclusión

Explorar y entender estos distintos tipos de criptomonedas puede ser la clave para tomar decisiones de inversión informadas. Ya sea que estés interesado en el potencial de crecimiento de Bitcoin, la versatilidad de Ethereum, las oportunidades que ofrecen las altcoins, o la estabilidad de las stablecoins, el mundo de las criptodivisas es emocionante y diverso. Así que, ¿qué estás esperando? Comienza tu viaje en el mundo de las criptomonedas hoy mismo y empieza a comprar criptomonedas para aprovechar todas las oportunidades que ofrece este fascinante mercado. ¡Regístrate ahora y descubre un mundo de posibilidades financieras!

Compra criptomonedas fácil con tarjeta o transferencia.

La forma más Fazil. Y segura.